La justicia brasileña no entiende de política 2.0… ¿o sí?

El fin de semana pasado me encontré con este titular en el blog de Nación Red: La tradicional censura en campaña electoral llega a Twitter (en Brasil). Resulta que el Tribunal Supremo Electoral de Brasil ha prohibido a los políticos hacer campaña en Twitter. Un tema verdaderamente interesante, porque permite jugar con la idea de si el TSE brasileño entiende realmente el juego político en las redes sociales o en realidad no sabe cómo funciona el invento.

A día de hoy los políticos viven en un estado de “campaña contínua”, donde el partido en el gobierno trata de convencer a los ciudadanos de que las cosas van bien y que es gracias a ellos mientras la oposición trata de convencerles de que las cosas van muy mal y que con ellos irían mejor. Es decir, aunque no digan específicamente “voten por mi partido”, la petición de voto está implícita en cada frase que pronuncia o escribe un político, que además estará preparada de antemano por su equipo de comunicación. Siendo estrictos, cualquier aparición en medios de un político puede considerarse propaganda.

Pero incluso así, Twitter debería protegerse frente a los medios tradicionales por una sencilla razón: es bidireccional. Mientras un político habla pero no escucha a través de la televisión, la radio o los periódicos, cuando se abre una cuenta en Twitter permite a los ciudadanos hacerle preguntas directamente. Es, como las demás redes sociales, un canal de conversación entre el político y los votantes que debería no sólo protegerse sino fomentarse: ¿acaso los ciudadanos sólo van a preguntar a los políticos por sus ideas durante la campaña electoral? No lo creo. Los políticos deberían estar en las redes sociales para hablar con los votantes, para explicarles sus ideas y su programa en cualquier momento. Y eso siempre va a suponer una petición del voto, aunque no se haga de manera explícita. ¿Y qué ocurre si el político usa su cuenta de Twitter para hacer propaganda? Pues que la democracia de Twitter le hará perder seguidores y que le marquen como SPAM. Este sería el escenario en el que el TSE brasileño no ha entendido las redes sociales y cree que son un canal donde siguen funcionando la teoría de la aguja hipodérmica.

¿Es posible que sean tan cortos de miras? Sí, no me cabe ninguna duda de que en general los políticos van con retraso a la hora de asimilar las redes sociales. Pero siempre hay espacio para la duda. ¿Y si lo han entendido perfectamente? ¿Y si alguien les ha ayudado a entenderlo? Las redes sociales se han convertido en uno de los pilares de comunicación de los partidos pequeños, los que no tienen recursos para inundar la televisión y la radio con anuncios o para empapelar toda la ciudad con la foto de su candidato. Por tanto, la decisión del Tribunal de poner límites a Twitter supone un gran apoyo a los grandes partidos, en detrimento de las minorías y los nuevos partidos que tratan de cambiar las cosas.

Personalmente, espero que sea un caso más de ignorancia y no de mala fe, porque la ignorancia se cura con el tiempo pero la mala fe se enquista en el sistema.

About these ads

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s