Si empezase un blog hoy…

Esta semana me han preguntado qué plataforma recomendaría para empezar un blog personal, y me ha parecido interesante compartir la respuesta por aquí por si hay alguien más interesado en el tema.

Para empezar un blog personal tienes varias opciones. La opción con la que seguro que no te equivocas es WordPress (instalado en tu propio servidor, o gratuito -te limitan varias cosas- a través de WordPress.com). La gran ventaja de esta plataforma es que está muy consolidada, lo que significa que no te van a faltar recursos (plantillas para el diseño, tutoriales sobre cómo hacer las cosas, etc.). Además, con WordPress puedo decir que SEGURO más adelante no tienes ningún problema a la hora de llevarte el blog a otra URL o incluso a otra plataforma. Y en mi opinión WordPress le da mil vueltas a Blogger, salvo que tengas un interés especial en tener todo super integrado con tu cuenta de Google.

Ahora bien, hay otras opciones que son interesantes sobre todo para quien quiera dar una imagen más rompedora y cutting-edge. La primera es Medium, que a día de hoy creo que se puede describir como un Tumblr profesional. Las opciones de personalización y diseño son mínimas, pero el resultado es muy elegante y enfocado a la lectura. Por lo que he visto tampoco hay forma de organizar tus propios artículos por categorías o etiquetas, sino que se quedan organizados por fecha de publicación (como Twitter, por ejemplo). Eso hace que a la hora de conseguir lectores todo quede en manos de Google, las redes sociales y tu propia capacidad para captar seguidores artículo por artículo. Medium pone todo el valor en el artículo y la experiencia del lector, y por eso es muy interesante para “pensadores” que buscan tener un sitio donde publicar rápidamente sus artículos, sin importar el tema que traten (de nuevo, la comparación que me viene a la mente es Twitter, sin la limitación de 140 caracteres). Otra cosa que me parece muy interesante de Medium es el sistema de comentarios, que no van en un formato de lista al final del artículo sino “adjuntos” a cada párrafo específico, poniendo así todo el interés en ideas concretas. Como ejemplo, Enrique Dans tiene un blog en Medium, y Dans suele tener muy buen ojo para las nuevas cosas (también es cierto que saca tiempo para probar absolutamente todo).

Pero si yo tueviese que empezar un blog personal hoy apostaba por Ghost. Todavía es un proyecto muy jóven pero tiene muy buena pinta, y ha nacido de la idea de crear una plataforma alternativa a WordPress pero centrada única y exclusivamente en blogs. No hay que olvidar que WordPress es ahora mucho más que blogs, siendo a día de hoy el gestor de contenidos más usado para crear webs de todo tipo, y ya no es tan fácil de usar para tener un simple blog (muchos botones, muchas posibilidades…). La idea de los creadores de Ghost es que sea todo muy sencillo, de nuevo dándole más valor al texto/contenido que a todo lo demás.

En vez de usar HTML/CSS estándar utilize un código distinto (Markdown) para marcar los estilos. Probablemente le haga la vida más fácil a quien quiere escribir y no sabe cómo funcionan los códigos, pero también obliga a aprender a usar esos códigos mientras otras plataformas tienen editores de texto WYSIWYG muy intuitivos. La ventaja de usar Markdown frente a los botones es que el código final es mucho más limpio y por tanto mejor en todos los sentidos. También hay que destacar que con Ghost necesitas un servidor propio (no tienen una plataforma gratuita como WordPress.com o Medium), y como es muy nuevo aún no hay plantillas de diseño y extensiones, pero como el foco está en escribir artículos y no en hacer la web de tu empresa, es un mal menor que en cualquier caso no tardará en ser cosa del pasado, si la idea despega.

¿Qué otras plataformas recomendaríais para empezar un blog hoy?

Occupy, #15M y relaciones públicas

Con motivo de la celebración del primer aniversario del movimiento Occupy Wall Street me he encontrado leyendo el artículo Occupy Wall Street fails to communicate message en PRWeek, y no puedo estar más de acuerdo en lo que al fondo se refiere: Occupy, como el #15M, ha fallado estrepitosamente en lo que ha comunicación se refiere.

Menos corrupción, prevalencia de las personas sobre el capital, más transparencia, mejor democracia… un mensaje que interesó a miles de personas pero que ha fracasado en lo que a engagement se refiere, un elemento fundamental para la continuidad de los movimientos sociales. Y creo que el fallo es simple: no han sabido pasar de la utopía a lo tangible, dar motivos para seguir creyendo en el mensaje. ¿Quién sabe qué asambleas y grupos derivados siguen en marcha? ¿Quién sabe cuáles son los objetivos de esos grupos y qué resultados están obteniendo? ¿Quién sabe dónde ir a informarse y colaborar?

Creo que falla la relación con los medios, el suministro de información e imágenes que ayuden a mostrar a los ciudadanos los logros de estos movimientos y cambiar la imagen de los “perroflautas” y los antisistemas por la de vecinos del barrio que buscan (y consiguen) ir arreglando pequeñas cosas que les afectan directamente. Y creo que es necesario tener una estructura básica que permita inspirar confianza y servir como contenedor de todas las acciones: una web oficial, un canal de comunicación oficial y un grupo encargado de las relaciones con los medios.

Generador de códigos QR gratis y con estadísticas

QR-code-contact

Landing page para un código QR con mi información personal, generada con Youscan.me.

Cuando decides probar el potencial de los códigos QR te enfrentas a una pregunta importante: ¿cómo crearlos? Hay cientos de páginas en internet que te pueden ayudar, y si tienes un presupuesto ajustado no tardarás en encontrar una gratuita que se ajuste a tus necesidades. Ese era mi caso, y yo encontré Youscan.me.

La mayor parte de las veces los generadores de códigos QR sólo dan la opción de enlazar a una URL, obligándote a decidir si debes enlazar a tu página en Facebook, tu perfil en Twitter, tu vídeo o canal en YouTube, tu página web o un post en tu blog. Pero para tu campaña es posible que te interese mostrar todos los enlaces a tus perfiles en la web 2.0, y no tiene sentido hacer un código QR para cada cosa y ponerlos todos juntos, ¿verdad?

Es entonces cuando te das cuenta de que lo que realmente te hace falta es crear una página de destino (landing page) específica para tus códigos QR, no sólo para poder integrar los contenidos que necesites sino porque además los códigos QR se scanean desde teléfonos móviles y tablets, así que esta la página de destino tiene que estar optimizada para verse bien en dispositivos móviles. Lo malo es que si tu presupuesto es ajustado seguramente contratar a un diseñador web para hacer esta página de destino puede no ser una opción.

Pero esto es precisamente lo que me gusta de Youscan.me: es un generador gratuito de códigos QR que crea una página de destino para cada código, en la que puedes añadir diversas “social actions” a escoger de una lista bastante extensa: Facebook, Twitter, FourSquare, YouTube, Vimeo, SoundCloud, redirection to URL, Text Note, Google Places y App Store. O también puedes crear un código QR para mostrar (y enlazar a) tus datos de contacto online, perfecto para añadir a tu tarjeta de visita o a tu curriculum, que genera una página como la de la imagen que acompaña este artículo. Y sí, si tienes tu propia página de destino ya diseñada también puedes simplemente enlazarla desde el código QR. Literalmente, puedes tener listo el código y la página de destino optimizada en cinco minutos.

Y eso no es todo. También en su versión gratuita, Youscan.me te permite gestionar tus códigos QR por campañas (todos se guardan en tu cuenta, para que no se te pierdan), puedes editar la página de destino en cualquier momento y sin necesidad de crear un nuevo código (de forma que los códigos no mueren pasada la campaña, puedes reutilizarlos -y debes, porque nunca sabes cuándo alguien se va a encontrar el código y escanearlo), y además tienes estadísticas sobre el uso de cada código (cuántas veces ha sido escaneado, con geolocalización y separado por dispositivos utilizados) que puedes exportar en formato CSV y utilizar en el informe sobre la camapaña.

Por supuesto, la opción de contratar un diseñador web sigue siendo mejor. En Youscan.me no puedes personalizar la página, ni siquiera reorganizando los widgets en el orden que consideres más adecuado para tu campaña; estás limitado a las imágenes y textos que aparecen en tus perfiles sociales (la foto y descripción que tengas en Facebook o Twitter será la que utilice el sistema para crear la página) o del propio Youscan.me (si añades el widget de URL el texto por defecto e inamovible es “Visit our web site”); y tampoco tendrás estadísticas de los clicks en cada widget (cuantos “me gusta” en Facebook, seguidores en Twitter o visitas a tu video has conseguido a través del código QR), algo que sí puedes hacer con Google Analytics si creas tu la página de destino.

Pero creo que para la mayor parte de negocios pequeños que simplemente quieren probar qué se puede hacer con los códigos QR, Youscan.me es una muy buena solución. No sólo por temas de coste y tiempo necesario para tenerlo todo preparado, sino porque por experiencia personal puedo decir que pfrecen un muy buen soporte a través de Twitter para ayudarte cuando algo no funciona o no consigues encontrar la opción que necesitas. Así que lo recomiendo, y mucho.

¿Has encontrado algún otro generador de códigos QR que funcione para tus necesidades? ¿Dónde utilizas o utilizarías los códigos QR?

¿Cuánto vale un fan en Facebook?

facebook-roi

La importancia de los fans en Facebook para Best Buy en Estados Unidos. Fuente: Forrester Research (http://blogs.forrester.com)

La pregunta de cuánto vale un fan en Facebook es más que recurrente en el entorno de las redes sociales. Desde el directivo de la empresa más grande hasta la PYME más pequeña se preguntan cuál es el valor real de tener seguidores en redes sociales, cómo afectan los me gusta, los comentarios y los retweets (por poner los ejemplos más conocidos en la vasta inmensidad de la web 2.0) a las ventas y a los beneficios de la organización. En definitiva, y sin entrar en el tema de la publicidad en redes sociales y las declaraciones de General Motors, ¿cuál es el ROI de las redes sociales?

Personalmente me gusta contestar a esta pregunta en la misma línea que Gary Vainerchuk, aunque quizá controlando más mi vocabulario. Se trata de establecer una relación con la comunidad de usuarios, donde no sólo debemos mirar las ventas directas sino las posibilidades que ofrece: desde detectar y atajar rumores antes de que se conviertan en verdaderas crisis hasta descubrir nuevas necesidades del consumidor y nichos de mercado sin explotar. Hablar de tú a tú con tus públicos sólo puede traerte cosas buenas, si sabes sacarle partido a la conversación. No es nada nuevo, es sencillamente aplicar el modelo de comunicación bidireccional y simétrica en relaciones públicas que Grunig y Hunt describieron hace décadas, mucho antes de que usasemos Internet a diario pero que parece hecho a medida para las redes sociales.

Pero eso no siempre es suficiente para convencer a los escépticos, que aunque llevan toda la vida invirtiendo en publicidad y relaciones públicas sin tener datos exactos de cuánto aumentan los beneficios por poner un anuncio en prensa a doble página en vez de a una página se llevan las manos a la cabeza cuando no les puedes decir cuánto producto más va a comprar un fan de su página en Facebook. Por eso me ha alegrado enormemente encontrarme en el blog de Enrique Dans el informe de Forrester Research, The Facebook factor: quantifying the impact of a Facebook fan on brand interactions, con cifras exactas para deleite de cualquier analista. Cito el párrafo completo del artículo de Dans, que me parece un resumen perfecto de la clave de todo el asunto, y el informe completo se puede descargar desde el propio post original:

Los “Likes” de Facebook representan, en una proporción estadísticamente significativa, una actitud de “embajador” de la marca, con un valor cifrado en su inclinación a comprar y a recomendar la compra. La probabilidad de que un fan en Facebook considere la adquisición de un producto es 4 veces mayor que la de un no-fan, la de que finalmente adquiera el producto es 5.3 veces superior, y la de que lo recomiende a un tercero, 4.7 veces superior. Tener un número elevado de “Likes” en Facebook no solo garantiza un buen canal de comunicación a través del cual difundir noticias y novedades sobre la marca y sus productos o servicios, sino que además, redunda directamente en las ventas y en la recomendación. En este sentido, el valor de las campañas de publicidad en Facebook no es tanto el de generar operaciones de compra, sino el de atraer atención hacia la página de la marca y poder trabajar con esas personas que se aproximan y hacen “Like” en la misma.

¿Qué más se puede decir? Un fan en Facebook (al igual que un seguidor en cualquier otra red social) es alguien que se expone voluntariamente a los mensajes que la organización emite porque está interesado en lo que la organización tiene que decir, abierto a recibir información directamente de la fuente. Un seguidor es alguien abierto a escuchar el punto de vista que la organización quiera dar sobre cualquier tema, dispuesto a mostrar su aprobación con un me gusta, a enriquecer la información a través de un comentario e incluso a ayudar a difundir el mensaje compartiéndolo con sus propios amigos y seguidores. Y además es alguien con más probabilidades de comprar el producto y recomendarlo. En definitiva un seguidor en las redes sociales es un aliado de la organización desde cualquier punto de vista.