What should social media be like

The best thing about the Internet is that it’s an open network. You can just connect your computer, open your browser and see any website you want -except if you are using some versions of Internet Explorer. You can open your email client or web-mail service, and email anybody you want as long as you have their email address. And of course you can create your own browser or email client knowing that, following the existing standards, it will work.

This quality of the Internet, its openness, is so important we fight fiercely against any attempt to kill it (SOPA, PIPA, Ley Sinde, Hadopi… you name it). Yet we are letting social media destroy the openness of the Internet by creating closed platforms that get so big you can’t just leave them.

Imagine that you could only call or send and SMS to those friends who have the contracts with the same provider than you do. Or that Gmail users could only email Gmail users. That’s exactly what happens with most social media platforms: you need to have Facebook to interact with your Facebook friends, WhatsApp to talk to your WhatsApp friends, Twitter, Instagram, Flickr, Skype, Google+, Messenger, BBM, iMessage… there is even a whole business of services like Hootsuite or Sproutsocial just to manage all your profiles from one place!

Think about it. How much time do we waste keeping all those profiles up to date and checking if any friend posted something somewhere? How many people would like to quite Facebook but can’t because all their friends and literally 10 years of their life are already there? What’s the point of uploading all your pictures and tagging everyone if sooner or later that platform is going to be done, closed and forgotten? How on Earth are you going to try something new if first you need to convince all your friends to try it too so it actually makes sense to use it?

I believe the need of supreme power and control that companies like Facebook or Google feel is killing our relationship with the Internet. Wouldn’t it make more sense to have your personal profile in a way that you can do whatever you want with it? Just think of a supercharged email system. Some kind of standard format to keep your digital history (posts, links shared, images posted, profile picture, contacts…) in one place, and do whatever you want with it. So if I like Facebook but you are done with it and want to try Google+ we can still be friends and talk to each other without both having to keep two accounts in different places.

This system would also be tremendously beneficial for new businesses. Instead of having to steal millions of users at once from other platforms you could go ahead and create your own system, conquering users one by one. Platforms focused on design and customization, platforms based on ease of use and strong privacy settings, platforms supported by advertising, platforms where users have to pay to keep their accounts…. we could have specialized platforms for small niches with specific needs, something that currently is just unthinkable because it’s not a sustainable business -and because it doesn’t make sense if you can’t talk with everybody else.

In brief, the idea is that with a standardized social media environment the possibilities would be endless. As they always have been with the Internet, and as they should always be.

What do you think?

Censorship to protect the domestic digital industry?

I believe in the open Internet, and I always think that what countries do when blocking services like Facebook or Google is just another form of censorship, a way to block information coming from outside that could put in danger the Government’s image or power.

But I have to recognize that I never looked at the issue from the point of view pointed out in this article from Al Jazeera (emphasis added):

Much as a nation would try to protect its domestic industries and allow them time to grow by applying import tariffs on foreign goods, China has grown a massive internet industry by protecting its industry from outside competition. Whether that ‘protectionism’ was outright like blocking Google, or making its domestic providers load faster for China’s web surfers – it is effective. Baidu, Ren Ren and Sina Weibo are Chinese success stories – with each of them publicly listed on American stock exchanges and garnering much attention.

I come from Spain, one of those countries where Google’s Search Engine has more than 90% of the market share with no local alternative known of, although we do have a powerful player in the social media game (Tuenti). So I can see the point on protecting the domestic market, both because I would like to see Spain playing an important role in the digital stage and because the unemployment rate is reaching 26%. A company like Google, Baidu, Facebook or Tuenti is great for any national economy.

Don’t missunderstand me, I’m really glad I had Google and Facebook and totally against any kind of blockage, but if you think about it China is just one official declaration away from opening its borders to Google and Facebook and allow real market competition, while the rests of the countries are now decades away from developing the industry able to compete with the big foreing corporations.

¿Cuánto vale un fan en Facebook?

facebook-roi

La importancia de los fans en Facebook para Best Buy en Estados Unidos. Fuente: Forrester Research (http://blogs.forrester.com)

La pregunta de cuánto vale un fan en Facebook es más que recurrente en el entorno de las redes sociales. Desde el directivo de la empresa más grande hasta la PYME más pequeña se preguntan cuál es el valor real de tener seguidores en redes sociales, cómo afectan los me gusta, los comentarios y los retweets (por poner los ejemplos más conocidos en la vasta inmensidad de la web 2.0) a las ventas y a los beneficios de la organización. En definitiva, y sin entrar en el tema de la publicidad en redes sociales y las declaraciones de General Motors, ¿cuál es el ROI de las redes sociales?

Personalmente me gusta contestar a esta pregunta en la misma línea que Gary Vainerchuk, aunque quizá controlando más mi vocabulario. Se trata de establecer una relación con la comunidad de usuarios, donde no sólo debemos mirar las ventas directas sino las posibilidades que ofrece: desde detectar y atajar rumores antes de que se conviertan en verdaderas crisis hasta descubrir nuevas necesidades del consumidor y nichos de mercado sin explotar. Hablar de tú a tú con tus públicos sólo puede traerte cosas buenas, si sabes sacarle partido a la conversación. No es nada nuevo, es sencillamente aplicar el modelo de comunicación bidireccional y simétrica en relaciones públicas que Grunig y Hunt describieron hace décadas, mucho antes de que usasemos Internet a diario pero que parece hecho a medida para las redes sociales.

Pero eso no siempre es suficiente para convencer a los escépticos, que aunque llevan toda la vida invirtiendo en publicidad y relaciones públicas sin tener datos exactos de cuánto aumentan los beneficios por poner un anuncio en prensa a doble página en vez de a una página se llevan las manos a la cabeza cuando no les puedes decir cuánto producto más va a comprar un fan de su página en Facebook. Por eso me ha alegrado enormemente encontrarme en el blog de Enrique Dans el informe de Forrester Research, The Facebook factor: quantifying the impact of a Facebook fan on brand interactions, con cifras exactas para deleite de cualquier analista. Cito el párrafo completo del artículo de Dans, que me parece un resumen perfecto de la clave de todo el asunto, y el informe completo se puede descargar desde el propio post original:

Los “Likes” de Facebook representan, en una proporción estadísticamente significativa, una actitud de “embajador” de la marca, con un valor cifrado en su inclinación a comprar y a recomendar la compra. La probabilidad de que un fan en Facebook considere la adquisición de un producto es 4 veces mayor que la de un no-fan, la de que finalmente adquiera el producto es 5.3 veces superior, y la de que lo recomiende a un tercero, 4.7 veces superior. Tener un número elevado de “Likes” en Facebook no solo garantiza un buen canal de comunicación a través del cual difundir noticias y novedades sobre la marca y sus productos o servicios, sino que además, redunda directamente en las ventas y en la recomendación. En este sentido, el valor de las campañas de publicidad en Facebook no es tanto el de generar operaciones de compra, sino el de atraer atención hacia la página de la marca y poder trabajar con esas personas que se aproximan y hacen “Like” en la misma.

¿Qué más se puede decir? Un fan en Facebook (al igual que un seguidor en cualquier otra red social) es alguien que se expone voluntariamente a los mensajes que la organización emite porque está interesado en lo que la organización tiene que decir, abierto a recibir información directamente de la fuente. Un seguidor es alguien abierto a escuchar el punto de vista que la organización quiera dar sobre cualquier tema, dispuesto a mostrar su aprobación con un me gusta, a enriquecer la información a través de un comentario e incluso a ayudar a difundir el mensaje compartiéndolo con sus propios amigos y seguidores. Y además es alguien con más probabilidades de comprar el producto y recomendarlo. En definitiva un seguidor en las redes sociales es un aliado de la organización desde cualquier punto de vista.

El correo de Facebook contra la red social de Google

google-vs-facebook

El lanzamiento al público de Google+, el nuevo intento de Google por hacerse un hueco en el mercado de las redes sociales, tiene revolucionada a la blogosfera. Y eso que prácticamente nadie ha podido probarla debido al conocido sistema de las invitaciones que tanto gusta en Mountain View. Sin embargo, aquellos afortunados que ya han estado jugando un poco con Google+ parecen haber aprovechado al máximo las primeras horas para ser de los primeros en hablar del tema, así que los mortales ya podemos hacernos una idea de cómo funciona el invento. Tras leer un poquito por aquí, otro poquito por allá, mi primera impresión es que esta vez Google se ha tomado las cosas muy en serio. El fiasco de Wave (una buena idea que no triunfó), y el bochornoso fracaso de Buzz (una copia de Twitter mal llevada y con graves problemas de privacidad) han dejado su huella en la historia, y el gigante californiano no quiere volver a tropezar con la piedra de las redes sociales.

Google+ nace como la competencia directa de Facebook, ofreciendo el mismo concepto de red social para compartir toda tu experiencia vital con tus amigos e incluso con una interfaz con muchos parecidos, supongo que para facilitar el cambio de una a otra. Sin embargo parece apostar por la privacidad y el control total, una de las grandes críticas a Facebook y una de las claves del fracaso de Buzz. Según añades contactos los puedes catalogar en “Círculos”, y cada vez que compartas algo puedes escoger con qué “círculo” hacerlo (familia, amigos, conocidos, trabajo, bloqueados… etc.) de una forma intuitiva y rápida.

Además todo el mundo coincide en señalar el diseño y la usabilidad como grandes pilares de Google+. Yo añadiría el hecho de que Google cuenta con un volumen de usuarios mayor que cualquier otra plataforma, y sobre todo que Google+ tiene una clara ventaja a la hora de integrarse con aplicaciones: Android, GoogleDocs, Gmail y el motor de búsqueda más potente que existe, por poner cuatro ejemplos. Se trata de elementos y aplicaciones que ya usamos normalmente y que pueden ayudar a que nos decantemos por Google+.

La guerra entre Facebook y Google se vuelve así más interesante, y hace que las denominadas Identity Wars entren en un momento clave. A largo plazo en el mercado de las redes sociales generalistas sólo puede dominar una plataforma: aquella en la que esté todo el mundo, que en el futuro nos sirva como directorio donde encontrarnos y que se convierta en nuestro perfil por defecto, en nuestra identidad en la Red. La clave para ser el número uno es sin duda la comunicación, llegar a convertirse en el epicentro de la conversación digital de una persona. Por un lado, Facebook ha crecido desde el concepto de red social (fotos, mensajes, comentarios, etc.) hacia la integración de la comunicación en un sistema que integra correo electrónico, chat, mensajes privados y mensajes a móviles. Por otro, Google quiere crecer desde el correo electrónico más completo del mercado (integra chat, videoconferencia, Google Profiles y muchas cosas más) hacia la red social.

Ahora mismo es imposible saber quién se impondrá. De momento parece difícil conseguir un desplazamiento masivo de usuarios, sobre todo a través del sistema de invitaciones de Google+: no se trata de un servicio o una aplicación sino de una red social, y si mis amigos no están en la red, no puedo utilizarla para nada. Veremos la velocidad a la que se expande y cómo se integra con todos los demás servicios de Google, que creo que es el gran valor con el que puede competir contra la costumbre de seguir usando Facebook. Pero tampoco hay que perder detalle al partido que puedan sacar las empresas a una y otra red social, ya que al fin y al cabo son las que aportan la inversión que permite sobrevivir a cualquier plataforma.

En resumen, ¿qué será más fácil para los usuarios? ¿Dejar el correo electrónico que llevan usando muchos años para todo y que les da acceso al universo Google? ¿O dejar de usar la red social donde han volcado al completo 3 años de su vida?