Códigos QR: un gran invento que pocos saben utilizar bien

codigo-qr-comentario

Un código QR (Quick Response Barcode) es un sistema para almacenar información en una matriz de puntos o un código de barras bidimensional creado por la compañía japonesa Denso-Wave en 1994; se caracterizan por los tres cuadrados que se encuentran en las esquinas y que permiten detectar la posición del código al lector. La sigla «QR» se derivó de la frase inglesa pues el creador «Euge Damm» aspiraba a que el código permitiera que su contenido se leyera a alta velocidad. Los códigos QR son muy comunes en Japón y de hecho son el código bidimensional más popular en ese país.

La definición que hace la Wikipedia deja claro que los códigos QR no son tan nuevos como parece, ni su funcionamiento nada a lo que no estemos acostumbrados gracias a los códigos de barras que vemos en todos los envases de productos que podemos comprar en un supermercado. Pero lo cierto es que en los últimos meses estos códigos parecen haberse popularizado, impulsados en gran parte por el crecimiento de los teléfonos inteligentes que permiten leer estos códigos gracias a aplicaciones como Google Goggles.

El problema es que muchas empresas están usando los códigos QR del mismo modo que las redes sociales: sin pararse a pensar. Sin lugar a dudas son una herramienta que nos permite llamar la antención, atraer público hacia nuestra presencia en la web y realizar acciones de comunicación que rompan con lo convencional; pero para sacarle partido tiene que haber una estrategia detrás y no una idea de “tenemos que usar esta cosa nueva que está de moda”.

Estamos más que acostumbrados a ver direcciones URL en los carteles y páginas de publicidad, y puede que alguien se tome la molestia de consultarlas en el momento con un teléfono inteligente, pero lo normal es que poca gente se acuerde de la dirección que ha visto en el autobús cuando se pone delante del ordenador, y si alguien se acuerda es imposible saber si ha sido gracias a ese anuncio. El código QR permite romper la barrera entre el mundo físico y el mundo digital, haciendo además que el proceso sea inmediato por tres motivos: el proceso en sí (hago una foto con el teléfono y automáticamente pasa algo), por curiosidad (¿qué pasa si hago la foto?) y miedo de perder la oportunidad (si no lo hago ahora mismo ya no podré hacerlo).

El problema es que, si hemos conseguido que una persona se tome la molestia de sacar su teléfono móvil para hacer una foto a nuestro anuncio, debemos ofrecerle una experiencia más allá de un simple enlace a una página web. Las posibilidades son muchas: descarga de canciones, de aplicaciones para el teléfono móvil, de cupones de descuento… o incluso hacer que el cartel donde está puesto el anuncio te regale algo en el mismo momento que haces la foto al código QR, dándole una vuelta más al proceso y volviendo al mundo físico. Pero si nos quedamos en el enlace, el usuario va a serntir que le estamos haciendo perder el tiempo, que le hemos picado la curiosidad para ganar una visita a la web a ver si podemos venderle algo.

Un buen ejemplo de uso muy sencillo de un código QR es el de insertarlo en nuestra tarjeta de visita, lo que nos permite añadir mucha información que no cabe en el recuadro de papel y que además no tiene mucho sentido dejarla por escrito cuando va a hacer falta un ordenador para utilizarla: un blog personal, los enlaces a nuestro perfil en LinkedIn, Twitter o Facebook, crear automáticamente un contacto nuevo en el teléfono o incluso un enlace al vídeo de presentación de nuestra empresa que nuestro nuevo contacto pueda ver en su teléfono en el camino de vuelta a su oficina. Ahí sí estaremos creando una experiencia satisfactoria, aumentando el impacto del mensaje y el recuerdo.

4 thoughts on “Códigos QR: un gran invento que pocos saben utilizar bien”

  1. Me parece un artículo muy interesante, y el uso del Código QR para una tarjeta de visita…sin embargo, aún existe una brecha tecnológica, no todos los móviles incorporan este dispositivo para leerlos. Pero, tiempo al tiempo.
    ¡Un saludete!

  2. I’m in the U.S. and QR codes haven’t hit us as quickly as they have in Asia. I like them because they allow companies to give information to their customers they can’t give on packaging. And it puts everything into one spot on your phone, which is ideal and convenient.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s