La industria del copyright, Megasong y el “efecto Streisand”

megasong-megaupload

Megaupload se ha liado la manta a la cabeza y ha creado una interesantísima campaña de relaciones públicas con el objetivo de limpiar la imagen pública del servicio. Como publica el blog alt1040.com, artistas de primera línea (Snoop Dog y Alicia Keys, por ejemplo), han anunciado públicamente que utilizan Megaupload, que les gusta y que además tiene unas cifras de negocio de lo más impresionante: 50 millones de usuarios al día, 1.000 millones de usuarios en total y un tráfico que representa el 4% del total de Internet).

Además, Kim Schmitz, fundador de la compañía, ha realizado una entrevista centrada en presentar las oportunidades de negocio para los artistas que supone Megaupload. Pero el arma secreta de esta campaña es sin duda la canción Mega Song, en la que participan los artistas que apoyan a Megaupload. Una canción, con su correspondiente vídeo en YouTube, que la industria cultural ya se ha encargado de bloquear para que nadie pueda verlo (por lo que no puedo insertar la canción en este artículo, pero que se puede ver en la página principal de Megaupload).

No voy a entrar otra vez en los problemas de la industria para adaptarse a las nuevas tecnologías, ni en su empeño por defender un modelo de negocio a todas luces obsoleto. Me voy a centrar en la inmensa necesidad que tiene la industria cultural de contratar a más expertos en comunicación y menos abogados que presenten demandas que les hacen más daño que beneficio. ¿Acaso no han oído hablar del “efecto Streisand“? ¿Nadie tiene la experiencia o el conocimiento necesario para entender que lo que han conseguido es que se hable de este vídeo y que todo el mundo lo busque? ¿No entienden que antes o después aparecerá en otra web, y después en otra y en 100 más y que no pueden bloquear los sitios a la misma velocidad que se sube el vídeo?

En cambio, da la impresión que en Megaupload lo tenían todo perfectamente milimetrado: la canción, el vídeo, el apoyo de artistas famosos… y el contraataque de la industria cultural para darle a la campaña el empujón final y llegar a todos los medios. Creo que este caso puede ser un excelente ejemplo para las clases de relaciones públicas, ya que además es un tema que seguro aumentará el engagement entre profesor y alumnos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s