Postmatic, o cómo devolver los comentarios a los blogs

Uno de los grandes pilares de la blogosphera es la sección de comentarios de cada blog, porque los comentarios siempre enriquecen el post original. Puede que simplemente añadan otros puntos de vista, pero por ejemplo si se trata de un post de ayuda (cómo hacer algo en el ordenador, comparación de productos, dónde encontrar algo, etc.) puede que los comentarios sean más útiles que el propio post. Y no lo digo yo: los comentarios son tan importantes que Google los tiene en cuenta para su PageRank.

Pero si las redes sociales tienen un lado oscuro es que se han comido los comentarios de los blogs. La conversación se ha movido a Facebook, Twitter o Google+, dejando las secciones de comentarios de muchos blogs completamente vacías. Y aunque eso tiene su lado positivo (más visibilidad, más actividad alrededor del post, etc.) también hace que las conversaciones se pierdan con el tiempo.

Por eso creo que cualquier herramienta que busque revitalizar la sección de comentarios merece un aplauso. Al final se trata de hacer que dejar un comentario sea lo más fácil posible, y el típico formulario en el que tienes que dejar tu nombre y tu correo electrónico es una barrera más, sobre todo cuando se crea un diálogo con los mismos usuarios dejando varios mensajes en respuesta a otros comentarios. Disqus, Livefyre y otros servicios han hecho mucho permitiendo a los usuarios usar su cuenta de Twitter o Facebook para dejar comentarios. Pero hace unas semanas descubrí Postmatic gracias a este post de Danny Brown, y creo que es el camino a seguir.

Postmatic es un plugin para WordPress que permite gestionar los comentarios desde el correo electrónico. Es decir, hace que comentar sea aún más fácil para los lectores porque no tienen ni que visitar el blog. Todo ocurre en el correo electrónico, que además es una herramienta que siempre funciona: hay quien puede ver el formulario para dejar un comentario y perderse entre opciones de cuentas, captchas, campo para URL… pero todo el mundo sabe sabe usar su correo electrónico sin problema.

El proceso es muy simple: cuando un usuario suscrito a mi blog recibe mi última post en su bandeja de entrada puede dejar un comentario contestando al correo electrónico, y su mensaje se publica automáticamente en el post. Si otra persona deja otro comentario, o responde a su mensaje, el primer usuario recibe otra notificación y puede contestar otra vez directamente desde el correo electrónico.

El resultado final es que Postmatic hace que la gente se anime más a seguir con la conversación que si tienen que visitar el blog y rellenar el formulario cada vez que quieren dejar un comentario. El único inconveniente es que, si el sistema funciona, las estadísticas de tráfico pueden mostrar menos visitas, pero ¿quién necesita visitas si hay suscriptores activos que participan en la conversación?


Como nota personal, me gustó tanto la idea de Postmatic que cuando ví que la traducción al español no era muy buena me ofrecí a echarles una mano, y al final entre Miguel de Rojas y yo hemos rehecho toda la traducción (y seguimos trabajando para mejorarla). Para que no se diga que no contribuímos al futuro de la blogosphera.

Advertisements

Cómo conseguir buenas fotos para tu blog, gratis

Una de las cosas que más quebraderos de cabeza nos da a los blogueros es conseguir buenas fotos para un post. No siempre vamos con la cámara a todas partes, no siempre nos salen las fotos bien (al menos a mí), no siempre tenemos ganas de diseñar algo y no siempre casi nunca queremos pagar por las fotos.

El problema es que muchos blogueros acaban tirando de Google, cogiéndo las fotos de donde sea y pasándose por donde todos sabemos no ya los derechos de autor, sino la educación y el respeto al trabajo de otros. Pero cuando se trata de blogs personales, hay otras formas de encontrar buenas fotos para prácticamente cualquier post sin tener que pagar nada. En general, con una mención al autor y un enlace a su web tienes a tu disposición millones de fotos. Sólo hay que encontrarlas y pedir permiso. Aquí van tres formas de hacerlo.

Bancos de imágenes gratuitas.
Parece obvio, pero muchos blogueros no deben de saber que esto existe .Con un par de búsquedas en Google aparecen varios bancos de imágenes gratuitas, como MorgueFile. Y sin ser un banco de imágenes, las fotos de Wikipedia suelen tener licencia para reutilizarlas. Eso sí importante leerse siempre la licencia de cada foto para saber si es necesario enlazar al autor o no.

Buscar imágenes con licencia para reutilizarlas.
Otra obviedad: si buscas imágenes en Google puedes filtrarlas por licencias de reutilización, reutilización con modificaciones y reutilización para uso no comercial. Flickr tiene exactamente el mismo filtro, con la ventaja de que es muy fácil identificar al autor para mandarle un mensaje y pedirle permiso. Yo lo hice cuando sin imaginármelo acabé participando en una carrera de bicicletas sobre hielo y tuve que buscarme la vida para encontrar fotos del evento.

Imágenes de otros blogs.
La opción más tonta: buscar en Google posts que hablen del mismo tema que vas a hablar tú, encontrar blogs de gente como tú y, en vez de robar las fotos, pedirlas. Yo normalmente mando un mensaje o un tweet explicando que es para mi blog personal con el que no gano absolutamente nada de dinero, y por supuesto ofrezco antes de que me lo pidan enlazar a su blog y dar crédito por la imagen. Y me funciona a las mil maravillas, porque no hay bloguero que no se sienta halagado y que no quiera ver un enlace más hacia su página web. Así que todos salimos contentos, yo con las fotos y ellos con los enlaces, y es una forma de conocer otros blogs y blogueros majetes. Esta misma semana he usado esta vía para encontrar fotos sobre un sitio de Sudáfrica en el que estuve y quería publicar un post pero no tenía fotos, y en menos de una hora las conseguí.

Así que ya sabéis, nada de robar fotos cuando es tan fácil (y gratis) ser una buena persona.

Periodistas, blogs y ortografía

blog-trecet
El blog de Ramón Trecet en http://www.marca.com

Ayer me estaba leyendo este artículo en el blog de Ramón Trecet sobre Magic Johnson, Larry Bird y Michael Jordan. Un artículo interesante por la historia que cuenta y que demuestra que Trecet es de lejos uno de los periodistas que más sabe de baloncesto en España, pero que por desgracia no está nada bien escrito:

  • Faltan signos de apertura de interrogación. Me contestaban en Twitter que podría ser, si la ascendencia de Trecet lo confirma, un mal vicio porque en Catalán no se escribe ese símbolo de apertura (cosa que yo ignoraba). Puede ser la causa, pero no es una excusa: Trecet es un reconocido periodista que lleva toda su vida trabajando en medios en castellano.
  • Usa las mayúsculas para destacar cosas cuando debería usar negritas o subrayados. Puede ser falta de conocimiento del medio y las posibilidades de la tecnología, pero debería haberse corregido desde el primer artículo.
  • Escribe “jjoo” en vez Juegos Olímpicos. Si estuviese publicando el texto en Twitter, con la limitación de caracteres, o incluso en un periódico, donde el espacio está medido, podría justificarlo si al menos escribiese JJ.OO. Pero en un blog, su blog, tiene todo el espacio del mundo para poner las palabras completas.
  • Hay faltas de mecanografía del tipo “Lo Angeles” en vez de Los Ángeles. Y no critico la falta de tilde porque los americanos no la ponen.
  • En algunas enumeraciones, no pone espacio después de coma: “Magic,Scott,Worthy,Green,Kareem.”

Y seguramente alguien con más ganas podría sacar alguna cosa más, sobre todo en cuanto a gramática y estructura del texto. Pero lo que más me ha sorprendido es la cantidad de gente que ha respondido a mi tweet, en el que criticaba la mala redacción del artículo. Gente que no conozco, que no son mis seguidores pero que con su mejor intención quiere defender a un gran periodista que, se mire por donde se mire, está haciendo mal su trabajo.

Vaya por delante mi respeto absoluto a Ramón Trecet, que además tuvo el detalle de hacer un retweet de mi crítica hacia su trabajo. Soy de la generación que creció viendo partidos de baloncesto en Televisión Española cuando sólo existían dos comentaristas posibles: Trecet y Pedro Barthe. Admiro su conocimiento sobre baloncesto y su larga experiencia como comunicador, y me gusta como comentarista. Pero creo que la redacción para un medio escrito no está entre sus habilidades. Si estuviésemos hablando de un periódico en papel, cualquiera, la redacción de ese artículo sería una vergüenza que nadie se atrevería a publicar porque dañaría irremediablemente la imagen del medio y del periodista.

Que un periodista de la talla de Ramón Trecet escriba así es doloroso, sobre todo cuando es alguien que abraza los nuevos medios hasta el punto de decir una tontería del tamaño de “un periodista vale hoy su número de followers. Pero que un medio del tamaño e importancia del diario Marca publique este artículo tal y como está publicado es un error imperdonable de todo el equipo. Sin ir más lejos el blog de Ibaka durante el Eurobasket estaba mucho mejor escrito, fuese mérito del propio Ibaka o de El Mundo al facilitarle una persona que revisase sus textos. Pero aquí tenemos este artículo, tan mal escrito que no pasaría no ya la selectividad, sino ni siquiera la reválida. Un texto por el que dejaríamos a un niño de doce años castigado en casa estudiando, pero que aparece publicado en uno de los periódicos de mayor tirada de España.

Creo que el problema es de concepto, de seguir considerando los blogs como un entretenimiento más que como un medio de comunicación directo y potentísimo. El blog de Trecet es tan parte del periódico que lo aloja, promociona y publica como una columna de opinión o un reportaje a dos páginas en el especial del domingo. Si se quiere contar con un artículo de Trecet pero está mal escrito, se debe corregir antes de publicarlo, porque lo contrario es avalar esa forma de escribir y demostrar que el periódico al completo no se preocupa por los textos que publica. Y el daño a la imagen, como decía, es irreparable: si cuidan tan poco algo tan básico como es la ortografía miedo da pensar en cómo tratan las fuentes o cómo contrastan la información.

¿Y por qué me enerva tanto este tema? Porque ese artículo lo leen miles, quizá millones de personas, muchas de ellas adolescentes que al leer este artículo entienden que da igual cómo se escriba, que la ortografía y la gramática no son importantes. E incluso aquellos que crean lo contrario se ven nos vemos expuestos a un texto que les nos malacostumbra a ver escritas las palabras de forma incorrecta. Mientras el Gobierno anuncia recortes en educación, lo mínimo que deben hacer los medios, públicos o privados, es respetar el idioma, aunque sea para publicar contenidos absurdos. Y los periodistas deberían ser los primeros en defender que, para dedicarse a su profesión, hay que redactar de forma excelente, o acabarán perdiendo su empleo ante personajes populares sin cultura, formación ni conocimiento. No es una previsión, que Belén Esteban ya está ahí.

Why you should bring conversation from social media back to your blog

blogs-lead-conversation

We all know the advantages social media brings to our blogs: it helps us to be known out there, brings traffic to our posts, boosts the conversation and helps to position our website in search engines. But there is a price that we have to pay: conversation is no longer happening in our blogs but in our Facebook page, in Twitter, in LinkedIn or even in Google+. And unless you are a big fish like Mashable, in the long term this might affect your site.

To better understand the problem you have to start looking to comments as plain content. One of the big reasons why blogs are such a great communication tool is because of the dynamic contents, which users and search engines love.

In terms of SEO, the more contents you have and the more updated, the better position you get in Google, both for the “quantity” but also because with more contents you most probably add more keywords and relevant links. You should consider comments as mini-posts in your blog: they add original content with new keywords and links, and they “refresh” the date the of publication.

Leaving aside the science of search engine optimization, the conversation is great because it does something very important in terms of interest for your readers: comments complete and improve your posts. You might have forgotten to mention something important, or maybe you brought up a question that lead to an interesting discussion, or someone just has a point of view different from yours. In any case, when readers find your blog post they can learn as much from the comments as from the article itself, but it will still happen in your website.

Therefore the problem with social media is that even though it boosts the conversation, the contents generated are not working for you but for Facebook or Twitter. All those interesting links, keywords and information wont be posted in your website, and your articles won’t be enriched by other points of view or new arguments. Moreover, the discussion becomes impossible to follow for your readers because some people will be writing on Facebook, others in Twitter and LinkedIn, some in Google+… and they won’t know about the others or what they say. Time will make things even worse: comments in social media get lost in a few days, conversation fades and no-one will be able to find or remember that discussion. Comments in your blog stay forever, making your content grow and allowing the discussion to keep going.

Conversation is always good, but depending on your objectives you should pay attention to where it happens. Social media brings traffic immediatly to your blog but it doesn’t necessary make it better, while comments under your posts will make your contents better although they might not bring as much visits in the short term.