Generador de códigos QR gratis y con estadísticas

QR-code-contact
Landing page para un código QR con mi información personal, generada con Youscan.me.

Cuando decides probar el potencial de los códigos QR te enfrentas a una pregunta importante: ¿cómo crearlos? Hay cientos de páginas en internet que te pueden ayudar, y si tienes un presupuesto ajustado no tardarás en encontrar una gratuita que se ajuste a tus necesidades. Ese era mi caso, y yo encontré Youscan.me.

La mayor parte de las veces los generadores de códigos QR sólo dan la opción de enlazar a una URL, obligándote a decidir si debes enlazar a tu página en Facebook, tu perfil en Twitter, tu vídeo o canal en YouTube, tu página web o un post en tu blog. Pero para tu campaña es posible que te interese mostrar todos los enlaces a tus perfiles en la web 2.0, y no tiene sentido hacer un código QR para cada cosa y ponerlos todos juntos, ¿verdad?

Es entonces cuando te das cuenta de que lo que realmente te hace falta es crear una página de destino (landing page) específica para tus códigos QR, no sólo para poder integrar los contenidos que necesites sino porque además los códigos QR se scanean desde teléfonos móviles y tablets, así que esta la página de destino tiene que estar optimizada para verse bien en dispositivos móviles. Lo malo es que si tu presupuesto es ajustado seguramente contratar a un diseñador web para hacer esta página de destino puede no ser una opción.

Pero esto es precisamente lo que me gusta de Youscan.me: es un generador gratuito de códigos QR que crea una página de destino para cada código, en la que puedes añadir diversas “social actions” a escoger de una lista bastante extensa: Facebook, Twitter, FourSquare, YouTube, Vimeo, SoundCloud, redirection to URL, Text Note, Google Places y App Store. O también puedes crear un código QR para mostrar (y enlazar a) tus datos de contacto online, perfecto para añadir a tu tarjeta de visita o a tu curriculum, que genera una página como la de la imagen que acompaña este artículo. Y sí, si tienes tu propia página de destino ya diseñada también puedes simplemente enlazarla desde el código QR. Literalmente, puedes tener listo el código y la página de destino optimizada en cinco minutos.

Y eso no es todo. También en su versión gratuita, Youscan.me te permite gestionar tus códigos QR por campañas (todos se guardan en tu cuenta, para que no se te pierdan), puedes editar la página de destino en cualquier momento y sin necesidad de crear un nuevo código (de forma que los códigos no mueren pasada la campaña, puedes reutilizarlos -y debes, porque nunca sabes cuándo alguien se va a encontrar el código y escanearlo), y además tienes estadísticas sobre el uso de cada código (cuántas veces ha sido escaneado, con geolocalización y separado por dispositivos utilizados) que puedes exportar en formato CSV y utilizar en el informe sobre la camapaña.

Por supuesto, la opción de contratar un diseñador web sigue siendo mejor. En Youscan.me no puedes personalizar la página, ni siquiera reorganizando los widgets en el orden que consideres más adecuado para tu campaña; estás limitado a las imágenes y textos que aparecen en tus perfiles sociales (la foto y descripción que tengas en Facebook o Twitter será la que utilice el sistema para crear la página) o del propio Youscan.me (si añades el widget de URL el texto por defecto e inamovible es “Visit our web site”); y tampoco tendrás estadísticas de los clicks en cada widget (cuantos “me gusta” en Facebook, seguidores en Twitter o visitas a tu video has conseguido a través del código QR), algo que sí puedes hacer con Google Analytics si creas tu la página de destino.

Pero creo que para la mayor parte de negocios pequeños que simplemente quieren probar qué se puede hacer con los códigos QR, Youscan.me es una muy buena solución. No sólo por temas de coste y tiempo necesario para tenerlo todo preparado, sino porque por experiencia personal puedo decir que pfrecen un muy buen soporte a través de Twitter para ayudarte cuando algo no funciona o no consigues encontrar la opción que necesitas. Así que lo recomiendo, y mucho.

¿Has encontrado algún otro generador de códigos QR que funcione para tus necesidades? ¿Dónde utilizas o utilizarías los códigos QR?

Advertisements

Códigos QR: un gran invento que pocos saben utilizar bien

codigo-qr-comentario

Un código QR (Quick Response Barcode) es un sistema para almacenar información en una matriz de puntos o un código de barras bidimensional creado por la compañía japonesa Denso-Wave en 1994; se caracterizan por los tres cuadrados que se encuentran en las esquinas y que permiten detectar la posición del código al lector. La sigla «QR» se derivó de la frase inglesa pues el creador «Euge Damm» aspiraba a que el código permitiera que su contenido se leyera a alta velocidad. Los códigos QR son muy comunes en Japón y de hecho son el código bidimensional más popular en ese país.

La definición que hace la Wikipedia deja claro que los códigos QR no son tan nuevos como parece, ni su funcionamiento nada a lo que no estemos acostumbrados gracias a los códigos de barras que vemos en todos los envases de productos que podemos comprar en un supermercado. Pero lo cierto es que en los últimos meses estos códigos parecen haberse popularizado, impulsados en gran parte por el crecimiento de los teléfonos inteligentes que permiten leer estos códigos gracias a aplicaciones como Google Goggles.

El problema es que muchas empresas están usando los códigos QR del mismo modo que las redes sociales: sin pararse a pensar. Sin lugar a dudas son una herramienta que nos permite llamar la antención, atraer público hacia nuestra presencia en la web y realizar acciones de comunicación que rompan con lo convencional; pero para sacarle partido tiene que haber una estrategia detrás y no una idea de “tenemos que usar esta cosa nueva que está de moda”.

Estamos más que acostumbrados a ver direcciones URL en los carteles y páginas de publicidad, y puede que alguien se tome la molestia de consultarlas en el momento con un teléfono inteligente, pero lo normal es que poca gente se acuerde de la dirección que ha visto en el autobús cuando se pone delante del ordenador, y si alguien se acuerda es imposible saber si ha sido gracias a ese anuncio. El código QR permite romper la barrera entre el mundo físico y el mundo digital, haciendo además que el proceso sea inmediato por tres motivos: el proceso en sí (hago una foto con el teléfono y automáticamente pasa algo), por curiosidad (¿qué pasa si hago la foto?) y miedo de perder la oportunidad (si no lo hago ahora mismo ya no podré hacerlo).

El problema es que, si hemos conseguido que una persona se tome la molestia de sacar su teléfono móvil para hacer una foto a nuestro anuncio, debemos ofrecerle una experiencia más allá de un simple enlace a una página web. Las posibilidades son muchas: descarga de canciones, de aplicaciones para el teléfono móvil, de cupones de descuento… o incluso hacer que el cartel donde está puesto el anuncio te regale algo en el mismo momento que haces la foto al código QR, dándole una vuelta más al proceso y volviendo al mundo físico. Pero si nos quedamos en el enlace, el usuario va a serntir que le estamos haciendo perder el tiempo, que le hemos picado la curiosidad para ganar una visita a la web a ver si podemos venderle algo.

Un buen ejemplo de uso muy sencillo de un código QR es el de insertarlo en nuestra tarjeta de visita, lo que nos permite añadir mucha información que no cabe en el recuadro de papel y que además no tiene mucho sentido dejarla por escrito cuando va a hacer falta un ordenador para utilizarla: un blog personal, los enlaces a nuestro perfil en LinkedIn, Twitter o Facebook, crear automáticamente un contacto nuevo en el teléfono o incluso un enlace al vídeo de presentación de nuestra empresa que nuestro nuevo contacto pueda ver en su teléfono en el camino de vuelta a su oficina. Ahí sí estaremos creando una experiencia satisfactoria, aumentando el impacto del mensaje y el recuerdo.