El correo de Facebook contra la red social de Google

google-vs-facebook

El lanzamiento al público de Google+, el nuevo intento de Google por hacerse un hueco en el mercado de las redes sociales, tiene revolucionada a la blogosfera. Y eso que prácticamente nadie ha podido probarla debido al conocido sistema de las invitaciones que tanto gusta en Mountain View. Sin embargo, aquellos afortunados que ya han estado jugando un poco con Google+ parecen haber aprovechado al máximo las primeras horas para ser de los primeros en hablar del tema, así que los mortales ya podemos hacernos una idea de cómo funciona el invento. Tras leer un poquito por aquí, otro poquito por allá, mi primera impresión es que esta vez Google se ha tomado las cosas muy en serio. El fiasco de Wave (una buena idea que no triunfó), y el bochornoso fracaso de Buzz (una copia de Twitter mal llevada y con graves problemas de privacidad) han dejado su huella en la historia, y el gigante californiano no quiere volver a tropezar con la piedra de las redes sociales.

Google+ nace como la competencia directa de Facebook, ofreciendo el mismo concepto de red social para compartir toda tu experiencia vital con tus amigos e incluso con una interfaz con muchos parecidos, supongo que para facilitar el cambio de una a otra. Sin embargo parece apostar por la privacidad y el control total, una de las grandes críticas a Facebook y una de las claves del fracaso de Buzz. Según añades contactos los puedes catalogar en “Círculos”, y cada vez que compartas algo puedes escoger con qué “círculo” hacerlo (familia, amigos, conocidos, trabajo, bloqueados… etc.) de una forma intuitiva y rápida.

Además todo el mundo coincide en señalar el diseño y la usabilidad como grandes pilares de Google+. Yo añadiría el hecho de que Google cuenta con un volumen de usuarios mayor que cualquier otra plataforma, y sobre todo que Google+ tiene una clara ventaja a la hora de integrarse con aplicaciones: Android, GoogleDocs, Gmail y el motor de búsqueda más potente que existe, por poner cuatro ejemplos. Se trata de elementos y aplicaciones que ya usamos normalmente y que pueden ayudar a que nos decantemos por Google+.

La guerra entre Facebook y Google se vuelve así más interesante, y hace que las denominadas Identity Wars entren en un momento clave. A largo plazo en el mercado de las redes sociales generalistas sólo puede dominar una plataforma: aquella en la que esté todo el mundo, que en el futuro nos sirva como directorio donde encontrarnos y que se convierta en nuestro perfil por defecto, en nuestra identidad en la Red. La clave para ser el número uno es sin duda la comunicación, llegar a convertirse en el epicentro de la conversación digital de una persona. Por un lado, Facebook ha crecido desde el concepto de red social (fotos, mensajes, comentarios, etc.) hacia la integración de la comunicación en un sistema que integra correo electrónico, chat, mensajes privados y mensajes a móviles. Por otro, Google quiere crecer desde el correo electrónico más completo del mercado (integra chat, videoconferencia, Google Profiles y muchas cosas más) hacia la red social.

Ahora mismo es imposible saber quién se impondrá. De momento parece difícil conseguir un desplazamiento masivo de usuarios, sobre todo a través del sistema de invitaciones de Google+: no se trata de un servicio o una aplicación sino de una red social, y si mis amigos no están en la red, no puedo utilizarla para nada. Veremos la velocidad a la que se expande y cómo se integra con todos los demás servicios de Google, que creo que es el gran valor con el que puede competir contra la costumbre de seguir usando Facebook. Pero tampoco hay que perder detalle al partido que puedan sacar las empresas a una y otra red social, ya que al fin y al cabo son las que aportan la inversión que permite sobrevivir a cualquier plataforma.

En resumen, ¿qué será más fácil para los usuarios? ¿Dejar el correo electrónico que llevan usando muchos años para todo y que les da acceso al universo Google? ¿O dejar de usar la red social donde han volcado al completo 3 años de su vida?

Advertisements

Peugeot’s “Take the Car” challenge

This is the concept of Peugeot’s campaign in Sweden designed by the agency  Volt – Stockholm. The idea was to reinvent the famous “Touch The Car” challenges that took place in the stores and take them to the 2.0 scenario, using an interactive video and Facebook. Those willing to accept the challenge should log into Facebook and visit the campaign’s website, then choose a car and hold down the mouse button for as long as they could. The company set small challenges on the way to avoid contestants cheating, and those who lasted more “holding on” to the car got to drive it for a week.

The video shows that the winners lasted around 10 to 15 hours holding down the mouse. I believe it’s a great effort just to drive a car for a week, but according to Creativity-online.com the site had 45.000 visitors from 86 countries, even though it was specifically designed just for Sweden. The most interesting part is that the website spat out over 9,000 words of pure sales information to help brainwash contestants into wanting the car! (as read in digitalbuzzblog.com/).

What would you expose yourself to 10 hours of marketing messages -and probably finger crambs- for?

Tus fotos se convierten en banners para tus contactos de Facebook

Página de configuración de "Anuncios de Facebook". Pincha sobre la imagen para verla a mayor tamaño.

A partir del 1 de abril, tus contactos de Facebook podrán ver en su perfil banners de publicidad en los que se utilizan tus propias fotos. Sin duda, un gran formato para los anunciantes, ya que la publicidad nos parecerá más amigable si vemos a nuestros amigos y le prestaremos más atención; pero también un gran ataque a nuestra privacidad.

El sistema es perfectamente legal: la compañía de Zuckerberg sentó las bases al cambiar las condiciones de uso del servicio, estableciendo que todo el contenido que publiquemos a través de Facebook pasa a ser de su propiedad y pueden hacer cuanto quieran con él. Hoy son las fotos, pero mañana pueden ser los vídeos o las actualizaciones de estado.

Sin embargo, hay una forma de evitar convertirte en la imagen de un anuncio para tus contactos cambiando la configuración de anuncios de Facebook. Simplemente tienes que acceder a tu perfil, pinchar en cuenta>configuración de la cuenta>anuncios de Facebook, elegir la opción “Nadie” en los listados y guardar los cambios.

Atención, que hay dos sitios donde debemos cambiar la configuración: uno según entras en la página y otro escondido casi en el pie (podéis verlo en la imagen). Este segundo cambio en la configuración afecta a otros formatos publicitarios de Facebook en los que se utiliza tu información privada (como por ejemplo qué paginas te gustan).

Vueling duplica su número de fans en Facebook en un día

Según publica hoy Marketing News, Vueling ha logrado duplicar su número de fans en Facebook en un solo día gracias a la campaña Vueling Day, alcanzando la cifra de 95.000 seguidores. Un éxito rotundo, ya que no es fácil crecer tan rápido en las redes sociales, pero parece que la idea de regalar billetes de avión atrae a muchos usuarios.

Según Laura Durán, responsable de redes sociales de Vueling, el éxito de la campaña se ha cimentado sobre el uso de los medios tradicionales para generar expectación y llevar al público hacia las redes sociales. Creo que este comentario puede pasar desapercibido, pero representa una de las claves de la comunicación actual: no se trata de estar en las redes sociales, sino de integrarlas en la estrategia de comunicación y combinarlas con otras herramientas.

Pero también es importante recordar que, aunque la promoción Vueling Day haya terminado, la comunicación a través de las redes sociales va a seguir abierta. El verdadero trabajo de los community managers de Vueling empieza ahora, cuando tienen que alimentar y mantener una comunidad que de la noche a la mañana ha crecido en 47.000 usuarios.

Un crecimiento tan rápido puede volverse en contra de la compañía si ésta se muestra incapaz de gestionar las necesidades y sentimientos de sus nuevos fans. Ahora es el momento crucial, cuando Vueling puede conseguir enganchar a un gran número de nuevos usuarios o decepcionarles, especialmente si consideramos que la mayor parte de estos nuevos fans no han ganado nada con la promoción.