Feliz Día de Internet

Hoy, 17 de mayo, se celebra el Día de Internet, oficialmente denominado Día Mundial de la Sociedad de la Información y que según su propia web, se trata de:

una efeméride que pretende dar a conocer las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para mejorar el nivel de vida de los pueblos y de sus ciudadanos.
(…)
El Día de Internet aporta una oportunidad para impulsar y favorecer el acceso a la Sociedad de la Información de los no conectados y de los discapacitados.

Además, este año hay que celebrar Internet como gran herramienta de la democracia. Ya no es sólo el éxito de la campaña presidencial de Barack Obama, sino que a principios de 2011 hemos visto como las redes sociales y los blogs se convertían en una pieza fundamental de las revoluciones en el mundo árabe. Hoy, el mismísimo Secretario de Estado de Telecomunicaciones ha aparecido en los medios asegurando que “Internet es clave para la democracia”, y Esperanza Aguirre ha concedido a través del periódico El Mundo una “tuit-entrevista”. Todo rodeado de decenas de artículos en periódicos, noticias en televisión y palmaditas en la espalda de políticos.

Sin embargo, esta pasión por Internet debe ser cosa de un día. Me parece de lo más contradictorio que el Gobierno de España y su “oposición” celebren Internet y hablen del papel de la Red en la democracia después de aprobar, en contra de los propios usuarios de Internet, la bochornosa Ley Sinde. Me suena simplemente demagógico que políticos y medios de comunicación celebren el día de Internet después de luchar con uñas y dientes por acabar precisamente con la democracia de la Red yconseguir una ley que permite cerrar páginas Web a dedo, y que parecen querer acabar con la neutralidad de la red.

Por suerte, la Ley de Murphy está incluso por encima de la política: mientras los políticos se congratulan por sus avances en la Red, la propia red se está moviendo en su contra. No se trata sólo de cuatro gatos que quieren descargarse películas gratis. No es sólo cosa de Anonymous o #Nolesvotes. El domingo pasado miles de personas de todas las edades y afiliaciones políticas salieron a la calle para protestar contra un sistema que no satisface sus necesidades democráticas: contra la corrupción, contra el bipartidismo y la partitocracia, contra quienes ponen el poder de los bancos sobre el poder de los ciudadanos. Y lo hicieron convocadas a través de Internet por organizaciones que no existían hace seis meses y que han crecido gracias a la Red, a las redes sociales y sobre todo a las personas que comparten sus ideas.

Los políticos, los que están en el poder y temen perderlo, ven estos movimientos con tanto miedo que esta madrugada han ordenado disolver la acampada en la Puerta del Sol que había seguido a la manifestación del domingo en Madrid. Como es lógico, la respuesta no se ha hecho esperar, y esta misma noche hay convocadas protestas en varias ciudades, organizadas otra vez a través de las redes sociales y con visos de convertirse en una costumbre: la sociedad española ya no se queda sentada, sino que sale a la calle para defender la democracia.

Mientras los medios, que dependen de intereses políticos y económicos, han intentado atacar a estos movimientos (el mero hecho de seguir hablando de #nolesvotes como un movimiento abstencionista es vergonzoso) e ignorar acontecimientos como las manifestaciones del domingo, como si aún estuviese en sus manos decidir qué es noticiable y qué no. Pero de nuevo ha dado igual porque los propios manifestantes, armados con teléfonos móviles y conexiones a Internet, están publicado en tiempo real información, fotos y vídeos, que se pueden ver siguiendo hashtags de twitter como #15mani, #acampadasol, #15m#nonosvamos o #spanishrevolution. Al final, la cobertura en las redes sociales y de varios medios internacionales ha obligado a los medios españoles a hablar de lo que estamos viviendo.

En resumen, hoy celebramos el día de Internet. Y mientras los políticos y los medios lo celebran haciéndose la foto de rigor mientras intentan controlar la Red para que no se les escape el poder, los ciudadanos lo celebramos por partida doble usando Internet para defender la democracia y defendiendo la democracia en Internet. La asociación es ya indisoluble.

#nolesvotes: por un voto responsable

  1. OBJETIVO DE #NOLESVOTES. Las personas que apoyamos a la iniciativa #nolesvotes desde sus inicios, a la vista de la catarata de tergiversaciones vertidas por políticos y medios de comunicación, queremos recordar y subrayar que la iniciativaen ningún modo promueve la abstención, y que surgió para hacer una llamada al ejercicio del voto responsable el próximo 22-M. La iniciativa pide específicamente que no se vote a los partidos que responden a intereses distintos a los de la ciudadanía: PP, PSOE y CiU, pero recomienda que en su lugar se examinen otras opciones. La iniciativa no pide el voto para ninguna opción concreta: el voto es responsabilidad de cada ciudadano.
  2. HAZ DE TU PÁGINA UN CARTEL ELECTORAL. Las calles están llenas de carteles electorales, pero muchas personas no se ven representadas en ellos: la intermediación hizo que la política sea cada vez más lejana al ciudadano. Para subsanar tal déficit democrático, proponemos que todo ciudadano que así lo desee pueda convertir su blog, su web, su muro o su twitter en un “cartel electoral” del movimiento. Si quieres respaldar esta iniciativa, convierte tu sitio en Internet en un cartel electoral antes de las 24 horas del próximo día 20 de mayo, con el logotipo de #nolesvotes o de las plataformas con las que simpatices, y el texto “ni PP, ni PSOE, ni CiU”.
  3. COLABORACIÓN DISTRIBUIDA. Te invitamos a copiar este texto y construir páginas de enlaces que referencien todos los sitios que dan apoyo a la iniciativa. De igual modo, invitamos a los demás colectivos que comparten nuestra propuesta a que lleven a cabo acciones similares. La fuerza de la red reside en la distribución y colaboración entre sus nodos.
  4. TÚ ERES EL ALTAVOZ. Tan importante es la red como la calle: no te limites a actuar en internet. Levántate y explícaselo a todos tus conocidos, especialmente a aquellos más vulnerables a la propaganda en los medios de comunicación masivos.
  5. ACCIÓN. No te quedes en casa el domingo 22. Sal a la calle y ejerce tu derecho al voto. No votes a quienes, actuando abiertamente en contra de la voluntad e intereses de los ciudadanos, han convertido la democracia en una burla de sí misma. Por la participación democrática activa: ni PP, ni PSOE, ni CiU.

MÁS INFORMACIÓN

Manifiesto de #Nolesvotes | http://www.nolesvotes.com/
Wiki colaborativo #nolesvotes | http://wiki.nolesvotes.org/wiki/Portada
Twitter #nolesvotes | http://twitter.com/#!/search/nolesvotes
Facebook #nolesvotes | http://goo.gl/4Nmj1
Material gráfico #nolesvotes | http://goo.gl/dbGAb


Con permiso de Enrique Dans, que es en su blog donde he leído el manifiesto y de donde he copiado la lista de enlaces.

Anonymous, #nolesvotes y una causa común

Anonymous ha lanzado un vídeo y una web anunciando sus próximas acciones de cara a las elecciones del 22M: #opVdevotaciones. Aunque no hay ninguna referencia directa, lo cierto es que la campaña supone un importante apoyo para la causa de #nolesvotes, ya que el objetivo es común: concienciar a los ciudadanos españoles de que no voten a PSOE, PP o CiU (los tres partidos que negociaron para sacar adelante la Ley Sinde), sino que busquen un partido alternativo al que dar su voto.

Personalmente, el anuncio no me resulta sorprendente. Entre el colectivo de Anonymous y el movimiento de #nolesvotes hay un nexo común poderosísimo, representado en el rechazo a la Ley Sinde. Los primeros se movilizaron activamente en contra de la Ley (a través de la Operation Payback y la Operación Goya, por ejemplo), mientras el segundo nació precisamente del rechazo a cómo se aprobó la Ley (una negociación política al margen de los ciudadanos).

Lo que sí creo es que este apoyo puede suponer un importante empujón para #nolesvotes. Recordemos que el movimiento, al contrario de lo que intentan hacer creer sus detractores, no esconde ninguna afiliación política ni está dirigido por personas concretas. Su objetivo es que PSOE, PP y CiU (los tres partidos que se pusieron de acuerdo a última hora para aprobar la Ley Sinde) pierdan todos los votos posibles, por tanto da igual que los votantes tomen la decisión en base a lo que lean en http://wiki.nolesvotes.org o por los vídeos de Anonymous.

Anonymous se ha ganado el respeto a nivel internacional gracias a su papel de Robin Hood. Es cierto que sus acciones de protesta son muy polémicas (sobre todo lo referente a ataques DDoS), pero es difícil criticar a un colectivo que ha salido en defensa de WikiLeaks (una organización que lucha en favor de la transparencia política), que ha apoyado las revoluciones contra los dictadores de los países árabes (Egipto, Túnez, Libia…) y que ha atacado a quienes tratan de poner barreras absurdas a la libertad en Internet (sociedades de derechos de autor, gobiernos que han impuesto leyes como Hadopi o Sinde…).

Además, mientras #nolesvotes aún tiene que demostrar su fuerza más allá del número de visitas que recibe una página web, Anonymous ya ha demostrado en varias ocasiones su fuerza activa. Empresas del tamaño de Visa, Mastercard, PayPal o estos días Sony; gobiernos como el de Egipto, Túnez, Libia o incluso España; y organizaciones como la SGAE ya saben que si Anonmynous se propone algo es muy difícil pararles. El colectivo tiene  una masa de seguidores dispuetos a crear vídeos, difundir comunicados, llenar las calles de pegatinas, tumbar páginas web y manifestarse con la ya famosa careta de V de Vendetta.

Por tanto, recibir el apoyo de un colectivo como Anonymous puede suponer un buen impulso para la imagen de #nolesvotes. Por un lado, en términos de imagen: si Anonymous defiende causas justas y Anonymous defiende #nolesvotes, significa que #nolesvotes es una causa justa. Como he dicho, el movimiento tiene grandes y poderosos detractores entre políticos, empresarios y gurús de las redes sociales, que tratan de generar una imagen negativa de #nolesvotes asegurando que el movimiento pide la abstención o que está dirigido por personas concretas con macabros intereses personales. Basta con leerse la página principal del movimiento, www.nolesvotes.org, para saber que ambas cosas son falsas, pero estos estamentos tienen suficientes recursos y experiencia (sobre todo comparados con su “enemigo”) como para llevar a buen puerto la manipulación que pretenden. Y por supuesto tienen un buen motivo: que no cambien las cosas y perpetuarse en el poder.

Por otro lado, las acciones de Anonymous van a ayudar a difundir el mensaje de #nolesvotes, a dar el salto de la página web a la calle. Poca gente sabrá diferenciar, al ver un cartel en la calle que pide retirar el voto a PSOE, PP y CiU, si viene de Anonymous o de #nolesvotes. El mensaje es el mismo y así será interpretado. Y al final cada voto que pierdan estos partidos será un voto más a la causa que defienden Anonymous y #nolesvotes.

Edición 10-04-2011: Al parecer el vídeo en Vimeo ha desaparecido. Lo he cambiado por el enlace en YouTube.

#nolesvotes: un movimiento nacido en Internet, criado en las redes sociales y listo para cambiar el mundo off-line

Que la #leysinde es un error es algo que muchos de nosotros sabemos desde hace tiempo, por razones que han sido expuestas en infinidad de ocasiones en Twitter, en miles de blogs e incluso durante algunas intervenciones en el Parlamento. En este contexto, que la negociación entre PP, PSOE y CiU para salvar esta ley después de ser rechazada en el Parlamento ha sentado muy mal a una masa importante de votantes españoles no es una sorpresa. Lo que sí puede convertirse en un hito en la historia de la democracia es lo que estas acciones políticas han desencadenado en las redes sociales e Internet, y lo que las redes sociales e Internet pueden desencadenar en la política: empezó en diciembre de 2009 con el #manifiesto, y ahora #nolesvotes amenaza la posición de poder de los dos partidos que se han turnado en la presidencia del gobierno durante casi 30 años.

El planteamiento de #nolesvotes es sencillo: si no estás de acuerdo con lo que han hecho estos tres partidos políticos, con el desprecio a la ciudadanía que han demostrado aprobando la #leysinde, no les votes en las próximas elecciones. Infórmate de qué otros partidos políticos existen, y busca uno que represente tus intereses. Desde #nolesvotes no se pide el voto para un partido determinado, la abstención ni el voto en blanco, sino que se trata de dar a conocer las múltiples alternativas para que los ciudadanos hagan el mejor uso posible de su derecho al voto, sea cual sea su ideología política.

Estamos ante un movimiento ciudadano y no personalista, que no representa los intereses ni de partidos políticos ni de grupos empresariales o lobbies, que trata de concienciar a los votantes sobre el poder de su voto, que promueve la información y el pluripartidismo, y que trata de sacar al electorado del inmovilismo político en el que nos hemos estancado. En definitiva, un movimiento que quiere darle un lavado de cara a la democracia y ponerla en forma. De momento ya han explicado por qué el voto en blanco acaba beneficiando a los grandes partidos, y han abierto discusiones en la página de Facebook para fomentar la participación y como canal de información, y seguirán recordándonos el porqué de su campaña a través de blogs, redes sociales y su fantástico sitio wiki.

En mi opinión, viendo la escalada de presencia de la campaña las perspectivas de éxito (entendido como una participación masiva que lleve a una catástrofe de los grandes partidos en las próximas elecciones) es buena. Desde los primeros #nolesvotes en Twitter el 7 de febrero hasta los 286.700 usuarios en la página web y los 3.450 seguidores en Facebook (sin contar las páginas de caracter local que ya se han creado) con los que cuentan a 90 días de las elecciones, el movimiento está bastante lejos de ser sólo esos cuatro gatos de los que hablaba José María Lasalle.

Pero lo más importante está por venir, y serán los resultados de las elecciones municipales del día 22 de mayo. Hasta entonces no sabremos si el apoyo que la campaña está recibiendo en Internet se materializa en una demostración de fuerza de la ciudadanía frente a los partidos políticos, en un golpe sobre la mesa para reclamar la atención que a todas luces hemos perdido en favor de poderes económicos y gobiernos extranjeros. Espero que sea así, porque es bueno para la democracia y, por tanto, es bueno para todos los que vivimos bajo un gobierno democrático.