Informar a los usuarios sobre las cookies puede hacerte perder el 90% de las visitas

ICO nueva política cookies
Pantallazo de la web de la ICO con el nuevo aviso sobre las cookies. Pincha sobre ella para verlo en grande, o visita http://www.ico.gov.uk/.

Hace un par de días Puro Marketing publicó esta interesante noticia sobre el efecto que la nueva ley europea sobre las “cookies” de las páginas web puede tener sobre las visitas: un desplome de hasta el 90%. Esa es la alarma que ha hecho sonar la Information Commissioners Office (ICO), una web institucional del Reino Unido que ha sido de las primeras en implementar la nueva normativa y que avisa de que este efecto podría replicarse en otras páginas y sitios web, causando un daño importantísimo al la economía y en especial a los negocios basados en el comercio electrónico. El aviso no impide visitar la web, pero parece causar el pánico entre los usuarios que, al no entender qué les conviene, prefieren abandonar el sitio. La situación, de confirmarse la tendencia en el resto de sitios web, es realmente grave. Como recoge Puro Marketing en declaraciones de Malcolm Duckett, director ejecutivo de la agencia de marketing digital Magiq, “Las consecuencias de no cumplir la normativa son enormes, pero hacerlo resulta aun más es preocupante al ver tal dramática caída en los visitantes”.

Lo que la nueva normativa exige es que las páginas web que vayan a descargar y almacenar cookies en el ordenador del usuario obtengan el consentimiento expreso del propio usuario antes de hacerlo. Es decir: el usuario debe manifestar su conformidad para la carga de cookies en su equipo antes de que éstas se descarguen. Hasta ahora, esta conformidad quedaba incluida en los términos de uso y políticas de privacidad de la web, algo que prácticamente ningún usuario consulta. Pero lo más preocupante es que los usuarios están rechazando esta nueva política de cookies sin saber realmente de qué se trata. Según la Wikipedia, los principales usos de las cookies son:

  • Llevar el control de usuarios: cuando un usuario introduce su nombre de usuario y contraseña, se almacena una cookie para que no tenga que estar introduciéndolas para cada página del servidor. Sin embargo una cookie no identifica a una persona, sino a una combinación de computador-navegador-usuario.
  • Conseguir información sobre los hábitos de navegación del usuario, e intentos de spyware, por parte de agencias de publicidad y otros. Esto puede causar problemas de privacidad y es una de las razones por la que las cookies tienen sus detractores

Por tanto, aunque puedan usarse de forma dañina, en la mayor parte de los casos las cookies nos permiten navegar por Internet de una forma más rápida y más eficiente, ya que permiten a las páginas web recordar quiénes somos y qué queremos hacer. No es sólo la identificación del usuario (imaginemos que cada vez que vemos una página en Facebook debemos volver a introducir el nombre de usuario y la contraseña) o incluso el inicio de sesión (la famosa check-box de “recordarme en este ordenador” o “no cerrar sesión”), sino que por ejemplo los sistemas de publicidad también utilizan las cookies para evitar saturarnos mostrándonos el mismo anuncio cada vez que visitamos la misma web en un periodo de tiempo (unas horas o un día, normalmente).

Así que aunque creo que el espíritu de la nueva normativa es el correcto para proteger la privacidad de los usuarios de Internet, me parece imprescindible acompañarla de una mejor educación de los usuarios sobre cómo funcionan las cosas en la Red. No sólo por el problema concreto de las cookies, sino por todos los cambios en la sociedad que están trayendo las redes sociales, el acceso de los más pequeños a Internet y el auge del comercio electrónico. Sin educación, antes o después los usuarios se acostumbrarán al aviso sobre las cookies y dirán que sí a todo sin pararse a pensar, del mismo modo que ahora pinchamos en la caja de “He leído y acepto las condiciones de uso” sin tener la más mínima intención de leer nada.

Internet está cada vez más presente en nuestras vidas, pero nadie nos ha explicado cómo funciona.

Advertisements

Tus fotos se convierten en banners para tus contactos de Facebook

Página de configuración de "Anuncios de Facebook". Pincha sobre la imagen para verla a mayor tamaño.

A partir del 1 de abril, tus contactos de Facebook podrán ver en su perfil banners de publicidad en los que se utilizan tus propias fotos. Sin duda, un gran formato para los anunciantes, ya que la publicidad nos parecerá más amigable si vemos a nuestros amigos y le prestaremos más atención; pero también un gran ataque a nuestra privacidad.

El sistema es perfectamente legal: la compañía de Zuckerberg sentó las bases al cambiar las condiciones de uso del servicio, estableciendo que todo el contenido que publiquemos a través de Facebook pasa a ser de su propiedad y pueden hacer cuanto quieran con él. Hoy son las fotos, pero mañana pueden ser los vídeos o las actualizaciones de estado.

Sin embargo, hay una forma de evitar convertirte en la imagen de un anuncio para tus contactos cambiando la configuración de anuncios de Facebook. Simplemente tienes que acceder a tu perfil, pinchar en cuenta>configuración de la cuenta>anuncios de Facebook, elegir la opción “Nadie” en los listados y guardar los cambios.

Atención, que hay dos sitios donde debemos cambiar la configuración: uno según entras en la página y otro escondido casi en el pie (podéis verlo en la imagen). Este segundo cambio en la configuración afecta a otros formatos publicitarios de Facebook en los que se utiliza tu información privada (como por ejemplo qué paginas te gustan).